10 may. 2009

PABLO! 2 videos y un par de comentarios

Estos últimos miércoles, jueves y viernes estuve en Bahía Blanca.
Con mi vieja nos extrañábamos mutuamente y aprovechando que mi hermano Luis vino a Baires fui a la casa en Nicolás Tauro 924.
Sí. Mis padres viven en una calle en Bahía Blanca que se llama Nicolás Tauro. Y como yo todavía tengo domicilio allí puedo decir sin faltar en absoluto a la verdad que vivo en Nicolás Tauro.
El Jueves hubo duelo de titanes. Mi viejo hizo asado a la parrilla y mi tío Ernesto LA ROMPIÓ -insisto LA ROMPIÓ- con un lechón al asador.
Con mi cuñado creo que nos bajamos un cajón de cerveza… pero esas cosas mejor no contarlas.
Disfruté de mis sobrinos, trabajé en la casa de Cesar para nuestros amigos de LUMADOC y recuperé la licencia de conducir.
El viernes me vi con mis enormes amigos de Bahía. El Búho Briglia, Diego Isabal y… si señores: con Pablo!
Fue una alegría ver a nuestro gran amigo. Falta un tiempo para que pueda volver a Baires y a los escenarios pero mientras tanto cada vez alguno vaya para allá alguna Pablada haremos.
Como se podrán imaginar poco hizo falta para conectar y tocar.
Aquí un fragmentito de 12, un tema nuevo compuesto íntegramente ahí, y una zapada con los chicos.Me faltó nombrar a Nacho Amodeo que ofició de cebador de mate oficial.






4 may. 2009

fotos del último show en antiguas lunas
















Antiguas Lunas es un lugar increible. Hay gente diversa haciendo cosas diversas como jugar a la Play Station, acariciar mascotas varias, ver futbol en televisión, armar un sonido para que toque una banda, arreglar un y jugar al flipper. Todos con una onda maravillosa.
Lo que pasó hoy fue tremendo. No deja de ser un eterno ensayo en vivo para que dentro de algún tiempo todo salga mejor, y lo bueno es eso: la sensación no va a cambiar nunca. La banda si va cambiando en pequeñas cosas y no dejamos de provar y de aprender en cada tocada. Pedales, teclados, volúmenes, tamaños de platillos y ruiditos se suman cada vez más y más y "hay que agarrarle la mano" a lo nuevo, a lo que nunca se provó antes. Para eso está el próximo recital y por suerte y por ahora siempre va a estar.
Hoy, como cada vez después de cada tocada, soy feliz, y agradezco pertenecer a [mgo].
Son las 3:30 de la mañana y me voy a dormir increíblemente contento y en paz.
El Conte.