4 may. 2009

Antiguas Lunas es un lugar increible. Hay gente diversa haciendo cosas diversas como jugar a la Play Station, acariciar mascotas varias, ver futbol en televisión, armar un sonido para que toque una banda, arreglar un y jugar al flipper. Todos con una onda maravillosa.
Lo que pasó hoy fue tremendo. No deja de ser un eterno ensayo en vivo para que dentro de algún tiempo todo salga mejor, y lo bueno es eso: la sensación no va a cambiar nunca. La banda si va cambiando en pequeñas cosas y no dejamos de provar y de aprender en cada tocada. Pedales, teclados, volúmenes, tamaños de platillos y ruiditos se suman cada vez más y más y "hay que agarrarle la mano" a lo nuevo, a lo que nunca se provó antes. Para eso está el próximo recital y por suerte y por ahora siempre va a estar.
Hoy, como cada vez después de cada tocada, soy feliz, y agradezco pertenecer a [mgo].
Son las 3:30 de la mañana y me voy a dormir increíblemente contento y en paz.
El Conte.

1 comentario:

Coco dijo...

Pero sobre los parches, parecias no tener paz.

Que pases!! La gastaste.