15 abr. 2010

This Modern World


Cuando llueve, la gente tiene una tendencia al hacinamiento. Es un poco obvio porque en verdad, nadie quiere mojarse.
Entonces se amontonan en los pasillos de la oficina, se meten todos en una sala a discutir, revolotean, van, vienen, hinchan más las pelotas. No hay paz posible. En fin. Definitivamente hay una conexion entre la tranquilidad, la paciencia y la lluvia.

A mayor lluvia >> mayor impaciencia >> Mayor intolerancia >> Menor paz.

Algunos estan muy mál.

Ayer vi dos viejas cagandose a paraguazos porque sus perros se quieren cojer bajo la lluvia. Por favor che... Hay necesidad?



Aflojemos un poco. Esperemos que pare la lluvia.


PD: Gracias Chet por Tom Tomorrow.

1 comentario:

Anónimo dijo...

siempre que llovió...