22 abr. 2009

me hiciste acordar, otto

fue un verano infernal en buenos aires. ampollas en los pies latiendo. se nublaban otras cosas. se difuminaba la Música con mayúscula y lo que estaba en foco era el plato de arroz. el 99 on the road. ese tiempo fue difícil. todo era un mapa, pero yo no lo tenía. los motoqueros eran los que más ganaban, y veían todo como a través de un hielo sucio. luego estábamos los de a pie. todos alrededor de la mesa hasta que salía un viaje. repartí paquetes, cartas, mensajes, sobres, carteles, comprobantes, libros, documentos, manuales. absolutamente nadie daba nada por los de a pie: ni los empleadores, ni los recepcionistas, ni los destinatarios. alguien se paraba frente a un gran mapa de la ciudad y decidía qué y quiénes. quizás treinta destinos en un día. la dieta del motoquero: panchopatypatypancho. tenía razón. las ratas en los sótanos de hoteles lujosos. la basura acumulándose cotidianamente. los empleados de sótanos de hoteles lujosos con ojos vacíos y ropa impregnada por siempre, lejos lejos del ideal. escalones. mecanismos. ascensores. botones. recibos. remitos. y el fin de la jornada, interminables lentas grises cuadras por chacabuco hacia el colectivo. aprendí a economizar: cuando mi llave casi de noche entraba al fin en la cerradura, empleaba lo último que me quedaba de energía. lo demás era comer y estar descalzo y dormir y dormir hasta donde pudiera. en ese mundo y hasta el día de hoy no estoy seguro de cómo pude comunicarme con sergio. absolutamente serio y desconfiado y curtido y muleando como si no hubiera hecho otra cosa en su vida y a la vez como si viniera de alguna otra época pero música y jazz y burroughs y batería y oh pepi taveira todo el tiempo todo un puente inesperado. los beats eran mi refugio y él estaba con ellos, el gran sergio elvin o tal vez philly joe jones de liniers. siempre gracias.

14 abr. 2009

ensayo casero con Coco


mgo
Quantcast

Estas grabaciones fueron hechas el 1ro de Abril en mi casa. Fué la noche anterior al show en UNA CASA con motivo del estreno de Blanca tu Humedad.
Estos audios los mandamos por mail a Andrés para que prepare su set.

Esto lo estamos haciendo para todos los shows ahora.
Ensayos caseros con las máquinas. Guionando cada tema. Grabando partes y mandándolas por mail para que cada cual en su casa investigue lo que puede hacer.

Espero que les guste. El próximo show es en La Cigale y voy a procurar hacer un buen registro para postear aquí.

Saludos AmIgos!!

MURCI

6 abr. 2009

Libario + Una Casa

Después del festival en Bukowski hicimos 2 shows más.
El 1ro fue en Libario.
Tocamos primeros y puntuales. Sonó bárbaro. Mérito también de Pablo, el sonidista del lugar. Hicimos una lista que empezó con viejos temas consagrados, pasó por lentos ruteros y terminó con canciones nuevas poderosas.
En el público estaban los maestros de siempre y fue una grata sorpresa ver a The Vivos en primera fila.
Llevamos juguetes y llevamos nuestros equipos.

Es que no hay otra manera… Tocar con las cosas propias es lo máximo. Es estar en casa.
Coco:
Gretsch, algunos pedales construidos por él, un overdrive delirante que le prestó Andrés (valvular… se enchufa a 220), el Line6 que se ha vuelto un clásico en el sonido Coco, y su flamante cabezal casero valvular conectado a la caja de su viejo Marshall.
Andrés:
Rickenbacker, ese cabezal delirante conectado a su cajota SWR, y el sampler con Mel rezando twisters, zapadas en su home-studio y vaya a saber uno que otras cosas más.
Conte:
Su preciosa batería azul obscuro (o… de qué color era? Las luces la mostraban de muchas maneras) y los platos, finas piezas musicales mezcladas con chapas grabosas bien bien rockeras.

Tenía el pelo suelto, aparte.
Yo:
Mi Strato de siempre, el octavador de Hernán, el delay de Andrés, la distorsión que me armó Coco, el wah wah que me regaló mi primera novia, la compu con el controlador oficiando de synth y de vocoder, y el cabezal que me regaló Cesar conectado al bafle del equipo que me regaló mi viejo hace 15 años.

“… there is nothing I love more…”









Libario queda en Julián Álvarez y Cabrera. Justo enfrente al antiguo departamento de Ducid. Salud Ducid!!!







El 2do show fué en Una casa.

Ayudé a terminar un medio metraje. Blanca tu Humedad de Paula Herrera. La versión original del film tenía una canción cuyos derechos eran difíciles de conseguir. Paula pidió que me basase en la canción original y que componga una melodía nueva. Me gustó. Bah… me gusta participar en películas. Realmente me encanta.
Llegué a Una Casa en San Telmo. Llegué primero. Es efectivamente una casa. Estuve viendo el lugar – divino – y charlando bastante con Charles, su dueño.

Golpean la puerta. Es Ada.

- UUUUUUUUUUUUUHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH… NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Resulta que Paula nos había invitado a hacer un performance con el tema de la peli post-proyección. Y de postre que toquemos alguna canción los [mgo].
Ada es la chica que cantó la canción de Blanca tu Humedad.
Yo debía llevar alguna pista para que Ada cantase arriba. Me olvidé. Tomé el taxi mas caro de mi vida hasta BG y llevé el HD del estudio a Una Casa con el plan de abrir la sesión original, mutear la voz de Ada y hacer la performance. Como saben hace poco se me rompió el HD de [mgo] con toda la data de las sesiones de nuestro último disco (aún hay posibilidades de recuperación) así que estaba un poco nervioso al respecto.
Vi en el HD que había unos stemps que solucionaban mi problema. Los tiré a la laptop, armé el proyecto en tiempo record y todo estuvo dispuesto para el show.
Con todo armado empezamos a probar con Coco y Andrés…

- En 5 minutos están chicos?
- No. En 5000.

Todo sonó y entonces se dió sala. Según Martin, que había estado todo el día en el BAFICI, este mediometraje en el sótano de Una Casa fue la mejor película del día.
Salimos con [mgo].
Montamos apurados las cosas y salimos tocando.
Otra vez… magia. La música fluía. Sentí cada letra de cada palabra, cada arreglo y cada notita.
En este caso yo toqué con la acústica de Coco y la laptop con el controlador oficiando de rhodes. Coco tocó con su set de siempre pero en un plan volador… volador hasta la luna. Y Andrés vino con su MicroKorg, un minidisk con audios tomados ese mismo día en el BAFICI y pedales.
Me mató!
Felicidad. Gracias Paula… que no nos conocía pero nos abrió la puerta sin más.
Hubo verdaderos estrenos:
A cuántos habré convencido?
Apple tree


Terminamos con Nothing I love more y preparé el set para que Ada cante. Un desafortunado pisotón quitó el driver del controlador y tuve que reiniciar todo. En el público estaba Ale Seba, titular de cátedra de sonido en la UBA. Improvisamos una discusión sobre marcas, funcionamiento y confiabilidad de equipo de audio para vivo mientras la laptop booteaba. Creo que la rompimos.
Por fin todo anduvo y Ada no sólo cantó el tema de la peli sino 2 canciones suyas.

Otro hermosísimo show con anécdotas dignas del glamourless característico de [mgo].