22 jun. 2008

Apreciación musical #01







Sergei Sergeyevich Prokofiev nace en 1891 en Ucrania y compone su primera obra musical a los cinco años. Ya adolescente, se muda a San Petesburgo, donde estudia en el conservatorio y conoce a Nikolai Rimsky – Korsakov.

De 1917 data su primera ópera, basada en la novela El jugador, de Fiodor Dostoievski. Sin embargo, la obra no llegó a ser estrenada. La Revolución desencadenó.

En 1918 viaja a Estados Unidos, a pesar de que Anatoly Lunacharsky, comisario del régimen, le había garantizado que en la URSS podría desarrollar sus proyectos experimentales. Tres años después, Prokofiev vuelve a Europa del Este, y toca varias veces en Leningrado, aunque luego se ve impedido al tener un accidente que arruina sus manos. Una vez recuperado vuelve a tocar y le es encargada la composición de Romeo y Julieta para el ballet; distintos problemas pospusieron el estreno de la obra.

A los 45 años, Prokofiev se instala en la Unión Soviética definitivamente y en 1938 colabora con Sergei Eisenstein en la composición de la música de su película Alexander Nevski. Años más tarde, sufre un accidente del que nunca se recuperará del todo. Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, la música de Prokofiev comienza a ser perseguida por el Partido, y su esposa es detenida y condenada a 20 años de prisión sospechada de espionaje.

Débil de salud, Prokofiev muere el 3 de Marzo de 1953, el mismo día que muere Stalin. Esta casualidad hace que su cadáver sea descubierto días después, y que para su velorio sólo sean usadas flores de papel y una grabación de la marcha fúnebre de Romeo y Julieta, dado que las verdaderas flores y los músicos estaban destinados a los funerales de Stalin, ese hombre de bigotes prominentes, peinado a la gomina que no era ni Cantinflas ni Gardel.


s
s
s
s
s
s
s
s
s
s
s


Hay algo para notar....

La música que el genial Bernard Hermann (músico de Hitchcock) ha compuesto para films, siempre indagó en las obras más jugadas del ambiente culto, o de cámara, o de como mierda se llame.

Hace poco vi un documental donde el mismo Hermann explicaba su fascinación por Bartók e Ives (búsquenlo en Wikipedia), y comentaba el rechazo que el público manifestaba frente a semejantes obras.

Hermann, según entiendo, siempre quiso ser director de orquesta. No tuvo mucha suerte en este aspecto. Y por lo que he escuchado, nunca quiso ser compositor. De hecho, menospreciaba el hecho de componer, dirigir y producir música para películas. Sin embargo, no cabe la menor duda de que a la hora de acompañar una imagen, Hermann revolucionó el género, recurriendo a esos genios que le volaron el marote.

Se explica entonces por qué las “orquestas chifladas” de los contemporáneos suenan a "música de películas".

Queridos lectores,

Las películas son geniales, pero no dejan de ser rompecabezas llenos de piezas robadas, de una u otra manera, a la espontaneidad y, por sobre todo, a la naturaleza y a la humanidad que la MÚSICA ostenta.

Hermann siempre lo supo.

Entonces Scorsese encarga a este impecable compositor la música del film Taxi Driver.

La música de TRAVIS: ese hombre destinado a la tragedia, cuya única posibilidad de salvación es alguna relación de pareja que fracasa indefectiblemente.

En Taxi Driver NY se musicalizó con un jazz chiflado y perfecto y TRAVIS, con los momentos claves de Romeo y Julieta de Prokofiev, ese compositor ruso de cuya muerte sólo quedó un breve registro en la última página del periódico musical soviético.

Es que el amor, asi como la luz al final del tunel, no es más que trasladar nuestros miedos, obsesiones y perversiones a una persona que, creemos, lo puede tolerar.

Descarguen de www.mgo.name/download un fragmento de Romeo y Julieta de Prokofiev.

Iosephine/MGO

2 comentarios:

Pisycaca dijo...

Estupenda clase de apreciacion musical!

Gracias Iosephine/MGO!!

Abrazos

Xet.

P.S:Que duro que es ser ruso....

Coco dijo...

Tremendo. Me recordo un poco (salvando las distancias artisticas) a la historia de Leon Theremin, inventor del instrumento del mismo nombre. Exiliado ruso, va a Nueva York en los años 20, lidera un laboratorio/escuela y desaparece misteriosamente. Aparece nuevamente en los 80...
Una peli fantastica en donde cuentan la historia y hablan los protagonistas: Theremin, an electronic oddysey.
http://en.wikipedia.org/wiki/Leon_Theremin

Un abrazo!